Nacional

Descubren formas graves de contagio de coronavirus en niños

Los hallazgos pueden ayudar a los médicos y a los padres a reconocer mejor las afecciones

The New York Times

jueves, 25 febrero 2021 | 18:53

Un gran estudio en Estados Unidos ha encontrado diferencias importantes en las dos formas principales en las que los niños se han enfermado gravemente por coronavirus, hallazgos que pueden ayudar a los médicos y a los padres a reconocer mejor las afecciones y comprender más sobre los niños en riesgo.

El estudio, publicado ayer en la revista JAMA, analizó 1 mil 116 casos de jóvenes que fueron tratados en 66 hospitales de 31 estados. Algo más de la mitad de los pacientes tenían Covid-19 agudo, la enfermedad predominantemente relacionada con los pulmones que afecta a la mayoría de los adultos que se enferman por el virus, mientras que 539 pacientes tenían el síndrome inflamatorio que ha estallado en algunos niños semanas después de haber tenido una enfermedad típicamente leve o una infección inicial.

Los investigadores encontraron algunas similitudes, pero también diferencias significativas en los síntomas y características de los pacientes, que iban desde bebés hasta los 20 años, y fueron hospitalizados el año pasado entre el 15 de marzo y el 31 de octubre.

Los jóvenes con el síndrome, llamado Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños o MIS-C, por sus siglas en inglés, tenían más probabilidades de tener entre 6 y 12 años de edad, mientras que más del 80 por ciento de los pacientes con Covid-19 agudo eran menores de 6 años o mayores de 12.

Más de dos tercios de los pacientes con cualquiera de las afecciones eran afroamericanos o hispanos, lo que, según los expertos, probablemente refleja factores socioeconómicos y de otro tipo que han expuesto de manera desproporcionada a algunas comunidades al virus.

Por razones que no están claras, mientras que los jóvenes hispanos parecían igualmente propensos a estar en riesgo de padecer ambas afecciones, los niños afroamericanos parecían tener un riesgo mayor de desarrollar el síndrome inflamatorio.

Una pista potencial mencionada por los autores es que, con la enfermedad de Kawasaki, un síndrome inflamatorio infantil poco común que tiene similitudes con algunos aspectos del MIS-C, los niños afroamericanos parecen tener una mayor frecuencia de anomalías cardíacas y responden menos a uno de los tratamientos estándar: inmunoglobulina intravenosa.

Los investigadores encontraron que los jóvenes con síndrome inflamatorio eran significativamente más propensos a no haber tenido condiciones médicas subyacentes que aquellos con Covid agudo. Aun así, más de un tercio de los pacientes con Covid agudo no tenían ninguna condición médica previa.

El estudio evaluó la obesidad por separado de otras afecciones de salud subyacentes y solo en pacientes de 2 años o más, y encontró que un porcentaje algo mayor de los jóvenes con Covid agudo tenía obesidad.

Los jóvenes con síndrome inflamatorio tenían más probabilidades de necesitar tratamiento en unidades de cuidados intensivos. Sus síntomas eran mucho más propensos a incluir problemas gastrointestinales e inflamación y afectar la piel y las membranas mucosas. También eran mucho más propensos a tener problemas relacionados con el corazón, aunque muchos de los pacientes con Covid agudo no recibieron evaluaciones cardíacas detalladas, anotó el estudio.

Aproximadamente la misma gran proporción de pacientes con cada afección (más de la mitad) necesitaron asistencia respiratoria, y algo menos de un tercio necesitaron ventilación mecánica. Aproximadamente el mismo número reducido de pacientes en cada grupo murió: 10 con MIS-C y ocho con Covid-19 agudo.

Los datos no reflejan un aumento reciente en los casos del síndrome inflamatorio que siguió a un aumento en las infecciones generales por Covid-19 en todo el país durante la temporada de vacaciones. Algunos hospitales han informado que ha habido un mayor número de pacientes MIS-C gravemente enfermos en la ola actual en comparación con las olas anteriores.

Una señal optimista del estudio fue que la mayoría de los problemas cardíacos graves en los jóvenes con síndrome inflamatorio mejoraron a una condición normal en 30 días, aunque no se puede decir con el 100 por ciento de certeza que todo va a ser normal a largo plazo.