Local

Tiran llantas usadas en donde sea

Colonias se ven afectadas con esta acción que ciudadanos realizan sin ningún problema

Esteban Villalobos Guillén

lunes, 20 junio 2022 | 10:49

Las llantas viejas o usadas representan un foco de contaminación para el suelo y el aire, el primero es en cuanto al tiempo que tardan en degradarse y el segundo es cuando las queman, pues causan severos daños en el medio ambiente.

Durante todo el año, distintas colonias se ven afectadas con esta acción que ciudadanos realizan sin ningún problema, ya que aprovechan para dejar llantas en las esquinas, terrenos baldíos, o vialidades, lo que genera contaminación visual y ambiental.

En diferentes puntos de la ciudad, se van acumulando neumáticos viejos, lo que ante las lluvias genera propagación del mosquito transmisor del dengue.

De la misma forma, se genera contaminación, porque algunas veces se aprovecha para quemar los neumáticos.

Pese al llamado de las autoridades, los propios ciudadanos generan contaminación y riesgo de enfermedades, pues lejos de optar por llevar los neumáticos usados al basurero o bien buscarles otro uso se deshacen de estas dejándolas en la vía pública.

Alma García Hernández, vecina del sector de la Tierra y Libertad, dijo que estos desechos son algo normal en dicha colonia porque el basurero se encuentra lejos y el servicio de limpia no se lleva las llantas. 

“Si se quedan tirados son criaderos de moscos, de ratas y otros animales ponzoñosos, creo que debe haber lugares donde se les puede dar otro uso y librarnos a nosotros de esta contaminación”, dijo.

“Para evitar que, en esos montones de llanta, la gente aproveche para tirar basura lo que hacen es prenderle fuego, sin considerar los daños que ese humo les puede traer”, destacó otro vecino de dicho sector quien se identificó como Armando.

Fue más allá y señaló que los propietarios de desponchadoras son quienes también tiran las llantas usadas cada vez que pueden, en cualquier lugar, a un lado de la carretera, o en algún basurero clandestino a cielo abierto.

“No los justifico, pero tampoco hay un centro de acopio de esto, y las campañas de descacharrización simplemente las llevan a tirar a los mismos basureros de las comunidades, por lo que el fin de estos desperdicios de hule es el mismo”, comentó.

El problema más grave dijo, es que mucha gente con el afán de conseguir recursos de estos desperdicios les mete fuego a las llantas, ocasionando una fuerte contaminación, pues el humo negro avanza kilómetros y dura por días, solo por sacar unos kilos de alambre que tienen las llantas en su interior.