Local

‘Si no trabajo me va peor’

Arriesga bolero su vida para llevar que comer a su casa

Esteban Villalobos/ El Diario

jueves, 30 julio 2020 | 18:02

Hidalgho del Parral.- Los días pasan y, aunque cada vez tiene menos clientes, Román Luna Jurado sigue llegando todas las mañanas a la plaza Guadalupe Victoria para empezar a trabajar. No le va bien, pero él asegura que, si no viniera, le iría peor.

"El gobierno da órdenes de que no salgamos, pero si no sales no llevas nada a la casa; vamos al día y está muy difícil, la verdad", dice.

Cada día, xxx, de xxx años de edad, invierte para comprar dos periódicos que no son para él, sino para sus clientes. Compra, además, una botella de agua. Ayer, en todo el día, ganó 80 pesos, por una boleada de zapatos.

"Antes la gente venía más continuamente, pero después dejaron de venir. Desde que inició lo del coronavirus dejó de venir la gente y ya no se compuso. Estamos amolados”.

En la ciudad existen más de al menos 60 lustradores a quienes la crisis sanitaria del Covid-19 ha orillado a enfrentarse a un futuro incierto: no tienen seguridad social, ningún contrato les garantiza conservar su empleo a corto o mediano plazo y en sus filas hay gente de la tercera edad que debe decidir entre atender las recomendaciones dirigidas a los grupos de riesgo, o trabajar. Y ellos ya tomaron la decisión.

"Yo creo que al que le tocó, le tocó. Yo creo en Dios, es él quien nos cubre. Gracias a Dios estoy bien y no tengo nada de lo que me sienta mal", dice Luna Jurado

Aunque el gobierno federal y estatal han anunciado acciones para apoyar a los sectores más vulnerables, no saben nada de eso, aunque reconoce que recientemente el gobierno municipal los apoyo con despensas.

"Están hablando que van a dar apoyos, ojalá y sea cierto; si es así, muchas personas vamos a salir beneficiadas, porque la verdad sí está pegando", dice otro lustrador de calzado

Luna Jurado lleva más de 35 años trabajando y, según cuenta, ninguna época había sido tan difícil como la actual.

¿Va usted a seguir viniendo?

"Pues no es que quiera uno, es que tiene uno que salir porque como va uno al día, si te quedas en casa es puro gasto: tortillas, pan, es pura salida de dinero, y, ¿de dónde, sino hay ingreso?".