Local

Resguarda Sedena a pobladores por violencia

Llaman militares a moradores regresar a sus casas, tras la huida luego de un enfrentamiento entre grupos antagónicos

Fernando Ávila

lunes, 20 junio 2022 | 10:08

La travesía  periodística comenzó a las 10:00 de la mañana del pasado viernes, cuando un operativo especial de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) partió del 76 Batallón de Infantería con sede en la 42 zona militar de Parral, el destino: Rancho Viejo, San José del Rincón, Las Calabazas, El Tigre y Los Espinos. Todos ellos pertenecientes al municipio de Guadalupe y Calvo Chihuahua.

Con más de 7 horas de camino desde Parral hasta el punto donde ya se encontraban elementos de la SEDENA postrados en el corazón del “Triángulo Dorado” en el camino no se encontraban ningún tipo de vehículos de la cabecera municipal (Zona Serrana) a Dolores (Zona de Barranco, semidesértico), por consiguiente al llegar al poblado de Dolores los habitantes al ver la presencia de las unidades de los militares observaban aquel desfile de vehículos militares armados, además que ya habían pasado un día antes otros tantos integrantes de las fuerzas castrenses.

Al pasar por el camino semidesértico  lleno de arena y cactus, se encontró en la carretera un   vehículo abandonado, una Dodge Ram 4x4 con insignias de un grupo criminal en los cristales, los militares revisaron la camioneta encontrándola sin reporte de robo, solamente una cobija al interior y un recipiente de aceite para motor; se continuó con el camino y a unos diez minutos se apreció un convoy de 6 unidades de la Fiscalía General del Estado, el cual aseguran ya venían de Rancho Viejo y se dirigían a pernoctar en la cabecera de Guadalupe y Calvo, al cabo de unos instantes decidieron hacer un recorrido juntos por brechas y el poblado de Rancho Viejo, ninguna vivienda estaba habitada.

Después del recorrido, los elementos de la FGE se retiraron del lugar, dejando únicamente dos unidades acompañando a los elementos del ejército mexicano en el poblado, por lo cual después de montar un par de anillos de seguridad, se optó por pernoctar en la escuela primaria abandonada, con los salones abiertos y algunos destrozos al interior, procediendo a realizar trabajos de limpieza y posteriormente pasar la noche en ese lugar.

Por la mañana desde las 6, comenzaron los trabajos de desayuno y posteriormente se acudió a realizar labor social con limpieza en un vivero del programa Sembrando Vidas, el cual se encontraba vandalizado y destrozado, procediendo a ponerlo en condiciones óptimas para que cuando regresen los pobladores puedan seguir laborando de manera normal. Después de terminar la labor social, se abocaron a cerrar cercos y puertas de viviendas que fueron atacadas por el crimen organizado en Rancho Viejo.

Se procedió con el operativo de resguardo para la comunidad de Santo Domingo, donde desde un día antes, ya se encontraba el propio General de la 42 zona militar con personal realizando resguardo de seguridad y trabajos de labor social en escuela y toda la comunidad; en el trayecto de Rancho Viejo a Santo Domingo, se encontró un vehículo GMC calcinado en el poblado llamado El Arenal, y unos metros más adelante se encontró un pequeño campamento donde sicarios hacían vigilancia desde lo alto de un cerro, encontrando en ese lugar comida, alguna vestimenta, a unos metros más adelante se encontraron cientos o tal vez miles de casquillos por todo el camino, así mismo se encontraron cartuchos de Barret (arma de alto calibre para penetrar y estabilizar vehículos blindados) de uso exclusivo del ejército, así mismo casquillos percutidos de “cuerno de chivo” y AR15.

Al llegar a la comunidad de Santo Domingo, se observaron todas las casas cerradas con candado, algunos vehículos abandonados, y dentro de ese pueblo fantasma, se encontró un par de mujeres que no huyeron del lugar.

 Cabe señalar que de acuerdo a las investigaciones, los dos grupos criminales se enfrentaban de cerro a cerro, por lo cual se hacen más prolongados los disparos.

Con la llegada del ejército mexicano, las mujeres lograron salir de sus hogares, haciendo el llamado por parte de la SEDENA para que regresaran los pobladores, ya que dejaron todo abandonado, desde sus casas hasta los propios animales tanto domésticos como de campo.

Ante dicha situación, los elementos del ejército decidieron quedarse de forma permanente en ese lugar, así mismo se llevaron a cabo recorridos por cerros y brechas para brindar la seguridad a través de vehículos todo terreno, y con elementos castrenses armados se brindó seguridad a todas las comunidades que decidieron huir por dichos enfrentamientos.

De acuerdo a información del ejercito son dos grupos criminales que se encuentran en la disputa por la tierra del barranco, por un lado está un generador de violencia identificado como “El Mexicano”, y por otro lado Gente Nueva del Cartel de Sinaloa, por lo cual la disputa tiene ya tiempo dándose en esa zona, y al final quienes sufren las consecuencias son los propios pobladores.

Fueron dos días de trabajo periodístico donde se constató del terror que se vive en esa zona de la sierra de Guadalupe y Calvo, que no pareciera sierra entre tantos cactus y tierra semidesértica, en poblados colindando con Sinaloa, la guerra entre los narcotraficantes continúa sin parar, o pararon al menos en lo que llegaron los militares. Pero aseguran pobladores que son comunidades olvidadas por las fuerzas  policiales.

“No hay seguridad de nuestra familia, no hay quienes nos cuiden todo el año, solo el ejército estos días, pero, ¿qué pasará cuando se vayan? Seguiremos solos. Dijo María Victoria pobladora de Santo Domingo.