Local

Regimen simplificado de confianza, novedad fiscal del SAT

http://o,awww.sat.gob.mx/RegimenSimplificadodeConfianza/Paginas/index.html.

Esteban Villalobos Guillén

miércoles, 26 enero 2022 | 11:25

De acuerdo con el SAT los contribuyentes tienen hasta el 31 de enero para añadirse al nuevo Régimen Simplificado de Confianza para personas físicas y morales para que el pago del ISR pueda realizarse de forma sencilla, rápida y eficaz.

Las personas físicas a las que este esquema va dirigido son aquellas cuyos ingresos no excedan los 3.5 millones de pesos al año y que realicen las siguientes actividades: Empresariales y Profesionales, Régimen de Incorporación Fiscal, Uso o goce de bienes inmuebles (arrendamiento) y Agrícolas, ganaderas, pesqueras o silvícolas.

Las personas morales que pueden adherirse a este régimen son las que tienen ingresos menores a los 3.5 millones de pesos anuales y cuyos socios sean personas físicas.

Debido a que el Régimen Simplificado de Confianza es una novedad fiscal, el Servicio de Administración Tributaria desarrolló un mini sitio que contiene información clara y precisa para las personas físicas y morales que deseen conocer más sobre el tema y resolver dudas; pueden ingresar a: http://o,awww.sat.gob.mx/RegimenSimplificadodeConfianza/Paginas/index.html.

En ese sitio encontrarán material adicional como preguntas frecuentes y tutoriales que serán de gran utilidad para presentar avisos o cualquier otro requisito indispensable para formar parte de este nuevo régimen.

A partir de 2022, las personas que se encuentren en este nuevo esquema estarán obligados a pagar entre el 1 y el 2.5% de sus ingresos. 

Debido a estas pequeñas tasas de pago de ISR, los contribuyentes no podrán deducir ningún tipo de gasto, esto en razón de que, aun existiendo las posibilidades de deducción, la tasa efectiva del ISR a personas físicas fue de 25.4% durante 2020, lo cual representa diez veces más que la tasa máxima del Régimen Simplificado de Confianza.

El nuevo Régimen Simplificado de Confianza utilizará como base los ingresos facturados y cobrados, lo que permitirá disminuir la labor contable del contribuyente sin que requiera el apoyo de terceras personas. 

El SAT como anualmente lo realiza, hará los cálculos y ofrecerá la declaración anual precargada que estará prácticamente lista, solamente para ser cotejada y pagar.