Local

Nueva ola de COVID-19 es mucho más barata tratarla

-Debido a que la mayor parte de la población cuentan con el esquema de vacunación

David Ortega

viernes, 14 enero 2022 | 07:56

La cuarta ola de contagios de COVID-19 que ataca particularmente al estado de Chihuahua resulta mucho más barata atenderla que lo ocurrido el año antepasado, debido a que una gran cantidad de personas ya cuentan con la vacuna lo que aminora los síntomas. 

Contrario a hace más de un año, los síntomas de esta nueva ola de contagios de COVID-19 son tratables como un resfriado común, situación que hace que el tratamiento sea mucho más barato que durante los tiempos que no existían las vacunas. 

Los medicamentos con mayor frecuencia recetados por los medicos ante este nuevo ataque de COVID-19 es el Ibuprofeno de 600 mg. El cual es utilizado para atacar dolores musculares, de cabeza y las molestias del resfriado común, entre otros,  su precio oscila en las farmacias en alrededor de los 70 pesos. 

Otro de los medicamentos recetados es la Loratadina la cual se  usa para aliviar en forma temporal los síntomas de la fiebre del heno (alergia al polen, polvo u otras sustancias en el aire) y otras alergias. Estos síntomas incluyen estornudos, secreción nasal, y picazón en los ojos, nariz y garganta, su precio en el mercado es de unos 31 pesos. 

Junto a estos medicamentos se receta también el  Tesalon que sirve para prevenir, reducir y eliminar la tos seca provocado por diversas enfermedades. Además, se puede utilizar para las siguientes condiciones: Bronquitis y neumonía. Tuberculosis pulmonar y tumores de las vías respiratorias, su precio ronda en el mercado los 112 pesos. 

Junto a estos 3 medicamentos frecuentemente se receta  Aspirina Protect que cuesta aproximadamente 220 pesos mexicanos en farmacias o supermercados físicos, así como en algunas tiendas en línea y sirve para pacientes con antecedentes o riesgo de padecimientos cardiovasculares. 

Lo anterior suma un aproximado de 450 pesos, más el examen para detectar el COVID-19 de 600 pesos, suman aproximadamente 1mil 50 pesos, cuando hace más de un año una familia podía gastar 16,500 pesos por semana para suministrar medicamento al contagiado por Covid-19, mientras que ingresarlo a un hospital privado podría resultar mucho más costoso, porque gastaría entre 25,000 y 80,000 pesos por día, dependiendo de lo severo del virus. 

Anteriormente el primer gasto del contagiado era el  estudio de laboratorio, que van desde pruebas de antígenos, toráxica, sanguínea, RX pulmón, cuyo costo asciende a los 1600 pesos. 

Posterior a ello, el enfermo tiene que desembolsar consulta médica con el costo de 1,000 pesos, que se suman a los medicamentos (antibióticos, vitaminas, antiinflamatorios) con 1,500 pesos, ello sin considerar los medicamentos de anticoagulantes cuyos precios asciende a 900 pesos por día; además del material de sanitización contra el Covid-19, con un estimado de 750 pesos. 

Con el transcurso de los días, al enfermo se le suministra el oxígeno, cuyo tanque de 9,500 litros tiene un precio de 900 pesos por día y la renta de concentrador por 1,800 pesos, que agregó el gasto de la enfermera 6,500 pesos, lo anterior en pacientes tratados en su hogar, sin estimar los miles y miles de pesos gastados en hospitales privados por quienes tuvieron familiares internados.