Local

Hoy Barbarita tendría 18 años, Jesús José vuelve a la cárcel

Recuperó su libertad tras 12 años de prisión

De la redacción/El Diario

jueves, 25 febrero 2021 | 12:32

Hidalgo del Parral. - Hace 15 años ocurrió en la ciudad de Parral una de las más trágicas historias de vida donde una bebe murió descuartizada y el responsable por ser inimputable recuperó su libertad tras 12 años de prisión.

Este trágico hecho ocurrido hace ya 15 años regresa a la opinión publica luego de que diera a conocer de manera oficial que Jesús José García Gándara fue recapturado para continuar la condena por el artero homicidio que conmocionó a la sociedad parralense y de todo el estado.

La tarde del 14 de agosto del año 2006 fue encontrado descuartizado el cuerpo de la niña Barbarita Batalla Alvarado, quien contaba con tan solo tres años de edad.

Desde el 11 de agosto, familiares, amigos y vecinos de la colonia Infonavit San Uriel habían iniciado con la difusión de una serie de pesquisas porque la niña no aparecía.

Acudían a los medios de difusión, colocaban carteles en los postes de las colonias aledañas al domicilio de la niña y realizaban jornadas de búsqueda durante las tardes.

Aquel 14 de agosto del año 2006 conmocionó a los vecinos y llenó de encono a la sociedad de Parral cuando se conoció que en un domicilio ubicado a escasa distancia del domicilio de Barbarita fue encontrado su cuerpo desmembrado dentro de una bolsa plástica.

Una vecina avisó a los cuerpos de seguridad que en el patio de su casa se encontraba una bolsa plástica muy sospechosa.

Se activó un operativo especial y al revisar dicha bolsa plástica, dieron con el macabro hallazgo.

Horas más tarde, en el techo de otra vivienda se localizaron las extremidades de la niña.

La ciudad de Parral se llenó de luto cuando quedó confirmado que se trataba del cuerpo desmembrado de la niña Bárbara Batalla Alvarado.

El servicio forense realizó su labor para la recepción del cuerpo y el área de servicios periciales, una de las labores más exhaustivas hasta ese momento por la complejidad del asunto ya que no se tenía indicios del o los responsables.

Luego de una presión social muy fuerte contra la autoridad investigadora, en ese entonces Sub procuraduría de Justicia Zona Sur a cargo de la hoy finada, Sandra Ivonne Salas García se logró dar con el presunto responsable.

Siete meses después del homicidio, un 20 de marzo del 2007 fue detenido el probable responsable Jesús José García Gándara dentro de una serie de versiones sociales que le referían ser practicante de ritos satánicos hasta modos psicóticos de actuar.

Su captura no fue plenamente convincente para la sociedad ya que se trataba de un joven afectado en sus facultades mentales, y de comportamientos inestables; Vecino de la niña y perteneciente a una familia desintegrada ya que vivía en un camión estacionado frente a la casa de su padre y su madrastra.

Con argumentos que nunca fueron claros, la Subprocuraduría de Justicia, en una rueda de prensa realizada la noche de la detención de Jesús José García Gándara y donde los vecinos de la Colonia Infonavit San Uriel se manifestaron en el exterior de la dependencia para exigir, les entregaran al homicida con evidentes intenciones de lincharlo.

En aquella rueda de prensa, el personal de la en aquel momento llamada Subprocuraduría de Justicia señaló que Jesús José García confesó el asesinato de la niña, a quien cortó en pedazos ya que pretendía ‘’hacer un guiso’’.

El abogado del joven siempre argumentó que no había sido el responsable del homicidio y que, además, era inimputable por su enfermedad mental.

El Lic. José Luis Castruita  llevó la defensa del joven de manera gratuita ya que consideraba que se trataba de un juicio de carácter humanitario y en varias ocasiones, refutó en tribunales y amparos los argumentos del Ministerio público por considéralos sin sustento.

La Subprocuraduría señaló de manera oficial que el detenido les reveló que le gustaba tener relaciones sexuales con animales y que desde muy niño había sido homosexual.

Argumento que su abogado contravino en varias ocasiones al sostener que esas declaraciones no eran solventes ya que las realiza una persona con deficiencias mentales y con inestabilidad emocional.

En base a eso, José Luis Castruita fundó su defensa al grado de buscar por diversos medios legales argumentar en juicio que legalmente era inimputable Jesús José García Gándara por su problema de salud mental permanente y evidente.

José Luis Castruita, abogado decano en Parral, siempre argumentó ante la opinión pública que se encontraba convencido que Jesús José García no había cometido ese crimen y que las autoridades lo estaban utilizando para salir de la presión social a pesar de que sabían que su estado mental lo llevaría a recuperar su libertad.

En aquel momento, la Sub procuraduría detalló la forma en la que se dio el homicidio de Barbarita y exhibió ante la prensa un conjunto de diapositivas para solventar el trabajo pericial y de investigación llevado acabo.

 “El asesino usó un martillo, dos cuchillos, una segueta y un serrucho para mutilar a la niña y confesó que primero segmentó las manos, luego los pies, posteriormente las rodillas, luego muslos y de ahí siguió para cortar a la altura de los codos; se pasó a los hombros, para luego cortar el tronco a la mitad, y seguir con los dedos de los pies y las manos”.

Declaraciones que causaron aún más enojo en la sociedad y activó reacciones de morbo.

En el expediente integrado con el sistema tradicional existe esta declaración: “ … Le corté las manos así como se las cortan a los chivos cuando los matan… 2.- …El estómago lo corté con el serrucho, como si estuviera cortando una tabla… 3.- …Una de las bolsas donde eché la carne de Barbarita, la adorné con los huaraches que traía… 4.- …yo iba a hacer guisado con la carne de Barbarita…”

Dentro de las periciales más comentadas en la opinión pública fue que en la bolsa plástica donde se encontraron los restos de la niña había nudos realizados de especial manera y que al solicitarle a García Gándara hiciera un atado, fueron coincidentes.

Jesús José García Gándara fue sentenciado a prisión por el homicidio calificado y tras 12 años de reclusión obtuvo en septiembre del año 2019 su libertad ya que un Juez de Segunda Instancia lo le redujo la pena ya que oficialmente lo declaró inimputable debido a su enfermedad mental.

El Juzgador de primera instancia, el 26 de marzo del año 2019 lo sentenció a 31 años de prisión, sin embargo, solo permaneció en reclusión 12.

Esperó 12 años para recibir sentencia para que en apelación lograra ser declarado inimputable y recuperar su libertad en un juicio igual de controvertido en sus tecnicismos jurídicos a pesar de ser el medio para dar justicia a Bárbara Batalla Alvarado y su familia.

Finalmente, este 19 de febrero, con la aplicación de una orden de aprehensión recapturaron Jesús José García Gándara, homicida de la niña Barbarita y un Tribunal de Segunda Instancia le incrementó la pena a casi 44 años de prisión.

Permaneció libre casi un año y medio.

Fue encontrado en el municipio de Guerrero por parte de agentes de la Agencia Estatal de Investigación.

Jesús José Gándara fue detenido para ser trasladado a una prisión donde continuará con la pena de 43 años, nueve meses.

A 15 años de aquel trágico acontecimiento que sacudió a la sociedad parralense, el caso del homicidio de Bárbara Batalla Alvarado, quien en estas fechas debiera contar con 18 años de edad, sigue vigente en la opinión pública por la recaptura de su homicida, quien, en una defensa legal no solicitada por su persona, tiene acreditado que es inimputable.