Local

Florentina Villalobos hizo historia con el voto de la mujer

El 12 de febrero de 1947 se publicó en el diario oficial de la federación el derecho al voto de la mujer

Francisco Cisneros

miércoles, 12 febrero 2020 | 12:58

Parral.- La naturaleza del sistema marcaba algo fuera de lo consuetudinario, una línea de oposición se flanqueaba en torno a mayúscula participación, ¿una mujer en la cámara baja? mote que evoca azulejos de democracia, ¿o negocia? el tren ya caminaba...12 de febrero de 1947, se publica en el Diario Oficial de la Federación el derecho al voto de la mujer.

La pugna inició. A contratiempo y a contrapoder, seis mil cuatrocientos días y el objetivo era claro, un condominio en la preceptuada patria...Florentina Villalobos Chaparro, periodista, docente y política,  primera en tiempo y en derecho, una elección le aseguró un curul en el congreso de la unión. 1964, bifurcadas miradas frente a la noticia. Tras años de escribirla, ahora ella era la columna de ocho, primera diputada de oposición en la historia, esta última palabra fue clave para su devenir político.

Ante el minuto que lleva leer su biografía, se esconden años de concebir un artículo digno de ser identificado por quienes conocen de política. Nacida en 1931, Diputada Federal en el 64, pero también en el 82, aunque su demencia senil no le permita recordar la segunda. Sonríe y abre la puerta a un diálogo no mayor a treinta minutos, así lo marcó la Tascam, similar a la que ella utilizó décadas atrás para sus semanarios nacionales. Ahora era el turno de su interlocutor. La hora de la comida estaba próxima y sus centinelas urgían a concluir, Florentina tenía que estar a la mesa junto a sus compañeros de asilo, una casa de retiro es su hogar desde algunos ayeres.

Amante del bordado y de las finas piezas musicales, clásicas y baladas de antaño, admiradora de la histrionia, pide ver televisión pero sin sonido, solo atiende a los movimientos de aquellos políticos o actores que debutan en pantalla...por largo tiempo ella lo hizo, jamás fue cosa menor, fue la primera.

La sopa de brócoli y un atole tibio le esperaban, Mitzy le alistaba el cabello, mientras Florentina preguntaba por la gente de Parral, en un momento el entrevistador se convirtió en el interrogado. Pocas palabras, su salud mental le permitió expresar emoción cuando se trató de una fotografía y de saludarla. Manuel Gómez Morín sigue siendo su amigo, apenas hace días reunió firmas con él para defender el distrito, fue el dato histórico al que su conciencia no acostumbra acceder, a no ser que le nombren al hombre de instituciones. Así los adoctrinados blanquiazules le llaman.

De profunda mirada y ceños de desconcierto, una silla de ruedas apoya la factura física de sus próximos 89 años, ¿tantos? cuestionaría mientras le retocan los labios de rosa mexicano.

-Haber ¿Quién soy? -Florentina Villalobos, mujer muy mencionada.

La entrevista comenzó: ¿Cómo se siente? -Bien, pero ya me quiero ir a Parral, muchísimo que no visito, ¿hace cuánto tiempo? -más de un año ¿cómo la tratan aquí? -Bien ¿Quien la ha visitado recientemente? -No me acuerdo...apretó los labios y checó sus manos mientras presionaba con fuerza el descansabrazos de su silla.

Repuestas breves pero amplías en valor, cualitativamente la charla se reconoció por la enfermera a cargo, “la señora no acostumbra hablar tanto”, mientras permanecía pendiente al pie de la sala, donde Florentina reposaba con una frazada blanca sobre sus piernas y un cúmulo de estambre gris a su derecha, hilvanaba a punto oriental una bufanda. El diálogo se extendió.

¿Sus gustos? - me gusta tejer ¿seguido? -Sí, diferentes cosas ¿lee? -ya no ¿recuerda a sus compañeros? -Ya no ¿y a Manuel Gómez Morín? una contagiosa sonrisa marcó pausa y continuó -Si, recogimos firmas -¿Para qué? - tampoco me acuerdo. Una carcajada le alegró el rostro pero continuó atenta a lo que el periodista le planteaba.

 -Tengo familia en Parral, una hermana más joven, continuó, ¿Cuánto tiene aquí? Poco, ya me quiero ir...y es que por lo visto no se acostumbra a permanecer en ese sitio.

No hacía falta escarbar tanto en sus memorias, la historia ya está más que documentada, incluso de la mano y boca de sus contemporáneos.

Aunque más joven que ella, Don Félix Bueno entró al quite, en pleno uso de su razón detalló bajo ficha técnica un anecdotario de su relación  con la ex congresista, ambos panistas de hueso azul.

Apoyo sus dedos sobre una hoja de cuaderno impecable trazada con bolígrafo azul e inició:

“Ella me invitó, fui representante de casilla en la década de los sesentas, y perdimos la elección, pero fue a mi casa después y me confirió la responsabilidad del comité, yo lo representé con dignidad por 7 años” así siguió su relato, el cual incluyó el dato de su hipódromo político. Tuvo la oportunidad de ser dos veces congresista local y federal, siempre atendiendo las enseñanzas de su maestra, quien lo desfiló por aquel pasillo azul.

Villalobos Chaparro, mujer a la que Dios nunca oportuno para procrear, ex esposa de Carlos Pineda, jalisciense  con quien no concluyó hasta enviudar, antes emigró, ella siempre privilegió su autonomía a la que jamás claudicó.

Félix, hombre cercano a la destacada, a quien decenas de panistas guiaron para contextualizar la exposición.

Un par de cartas con timbres desde Madrid,  tesoro que el político en retiro conserva en un maletín, el remitente era Florentina, el destinatario Bueno, la fecha indicaba los años setentas, y el motivo era su beca en el extranjero que Florentina adquirió por el colegio de Carlos Septién García, donde aprendió del periodismo. ¿Puros panistas? -puros panistas, hasta la fecha, incluso Diego Fernández de Ceballos paso por allí-.

“Fueron verdaderas luchas, por defender su primera legislatura, compitió contra un sindicalista minero y dentro del colegio electoral quisieron anular su triunfo, pero no lo permitimos”... “boleta por boleta, conseguimos el apoyo de los que votaron por ella y se fue a México, siempre cuidada por Gómez Morín, llegó a la cámara de diputados, donde se defendían las elecciones y les mostró una caja llena de aquel documento con el que votaban, no les quedó de otra y volvió diputada los primeros de septiembre del 64”.

Y es que Manuel Gómez se codeaba con los Presidentes, antagónico pero político, pugnó hasta que Adolfo Ruiz Cortines promulgó en el 55 el derecho al voto de las damas en contiendas federales, 9 años quedaban de carrera para que la oriunda del rancho Cerro Prieto, municipio de Parral, se plantara en las memorias de un país de retos.

Parralense tenía que ser, calificó Don Félix con una expresión que todo en emociones tenía, menos humildad y así lo evidenciaron sus ojos.

Un imán de datos, una entrevista se convirtió en un mundo de información, recuerdos y fechas no exactas pero por las vísperas se conocen los Santos. “No puede haber gobierno rico, con pueblo pobre” ¿frase trillada? era un credo de aquella mujer, doctrina Gomezmoriniana, solo que ella la rezaba hace 60 años y no pasó de una transformación para acuñarla. Siempre fue firme en su convicción.

Al final todo se atiende a ciclos, Chihuahua que la vio salir en busca de horizontes plagados de oportunidades, ahora vuelve a ser su hogar. Como plasmó López Velarde: Al triste y al feliz siempre dices que sí, que en tu lengua de amor prueben de ti...

Actualmente Florentina Villalobos Chaparro, habita una estancia constituida para el cuidado de adultos mayores sobre la calle California, en la capital del estado, es considerada consejera vitalicia de Acción Nacional y es procurada por su familia cercana, donde se incluye el Magistrado Pablo Héctor Gonzales Villalobos, sobrino directo, quien actualmente es Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.