Local

“Utilizar al ejército para labores de Seguridad Pública, es un riesgo potencial y cierto para toda la población”: Derechos Humanos

No están capacitados para dichas acciones

Salvador Chávez

viernes, 15 mayo 2020 | 18:09

Hidalgo del Parral.- “Utilizar al ejército para labores de Seguridad Pública, es un riesgo potencial y cierto para toda la población”, así lo expresó el visitador de Derechos Humanos en Parral, Luis Salcido, tras el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, en el que se faculta a la milicia para efectuar dichas acciones.

El representante de la comisión, destacó que, tras realizar un estudio sobre las recomendaciones sobre el derecho a la vida, arrojó que, en la totalidad de las violaciones en los derechos humanos, tenían que ver con elementos del ejército mexicano que efectúan labores de seguridad pública.

“Como tal, tenemos años que ya las fuerzas de seguridad estaban realizando las citadas acciones, pero, en un marco normativo. Se encontraban en las calles, incluso en contradicción con la constitución que cita y prohíbe que, en tiempos de paz, el ejército esté fuera de los cuarteles”, aseveró.   

Salcido refirió que, la milicia no está capacitada para desempeñar labores de seguridad pública, ya que, su formación es distinta e incompatible a las labores que recientemente se les atribuyeron tras la publicación en el diario oficial de la federación. 

“La manera en cómo operan y el entrenamiento que reciben, a comparación de un agente de seguridad pública, es totalmente distinto, el agente municipal se le da una formación para salvaguardar la vida de cualquier persona”, manifestó.  

Precisó que dicha medida, genera un riesgo latente y principalmente cuando tengan que hacer uso de la fuerza; “o como dicen ellos, cuando se debe implementar la fuerza letal”. Además, comentó que existe peligro ante la jerarquía de mando.

“Para ellos, no respetar una instrucción es un delito, el código de justicia militar, define como delito el desobedecer la orden de un superior”, subrayó.

En tanto, dijo que, dentro de lo bueno al implementar el referido decreto, es que se marcó un fin para que el ejército esté en las calles, ya que, se interpuso una fecha para que concluyeran con las labores de seguridad pública. 

“Lo mejor hubiera sido que, desde ya se hubiera reducido la presencia de los militares en las calles y cambiarlo por personal eficiente y capacitado para efectuar las referidas labores”, concluyó Luis Salcido.