Internacional

Cómo fue que un Blackberry habría delatado al extitular de la Sedena

La Fiscalía Federal del distrito este de Nueva York acusó este viernes a Cienfuegos de cuatro cargos relacionados con el narcotráfico y el blanqueo de dinero

Agencias

viernes, 16 octubre 2020 | 17:31

Nueva York.- La "Operación Padrino", como bautizó la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) a la investigación contra Salvador Cienfuegos, exministro de Defensa de México, ha tumbado la presunta red de narcotráfico del general retirado en EU.

El que fuese ministro de Defensa (2012-2018) del expresidente mexicano Enrique Peña Nieto fue acusado este viernes de narcotráfico y blanqueo de dinero, horas después de ser detenido en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

Los crímenes, según la acusación, se habrían cometido hace tres años, de 2015 a 2017, cuando Cienfuegos estaba al frente de la Secretaría de la Defensa Nacional de México

CUATRO CARGOS POR NARCOTRÁFICO

En total, la Fiscalía Federal del distrito este de Nueva York acusó este viernes a Cienfuegos de cuatro cargos relacionados con el narcotráfico y el blanqueo de dinero.

Tres de los cargos están relacionados con la producción, tráfico y distribución de estupefacientes y un cuarto con el blanqueo de capitales, según un documento de la Fiscalía.

El gran jurado que debía determinar si había pruebas suficientes para juzgar a Cienfuegos, cuya detención se considera un nuevo golpe al legado de Peña Nieto, ha decidido imputarlo de cuatro cargos.

     

       

El primero de los cargos de narcotráfico es por conspirar para la producción y distribución internacional de heroína, cocaína, metanfetaminas y marihuana; el segundo por conspirar para importar estupefacientes y el tercero por conspirar para distribuirlos.

"El acusado Salvador Cienfuegos Zepeda, también conocido como "El Padrino" y "Zepeda", junto con otros, conspiró a sabiendas e intencionalmente para fabricar y distribuir una o más sustancias controladas, con la intención, a sabiendas y teniendo una causa razonable para creer que tales sustancias serían importadas ilegalmente a los Estados Unidos desde un lugar fuera del mismo", reza el texto.

LA "OPERACIÓN PADRINO" DE LA DEA

De acuerdo a los documentos judiciales, la "Operación Padrino" está asociada con el proceso judicial contra un exfiscal mexicano, Édgar Veytia, que fue sentenciado a 20 años de prisión en septiembre del año pasado en Estados Unidos.

En el momento de los hechos de los que se le acusa, el exfiscal era el principal representante de la ley en el estado mexicano de Nayarit.

Según la Justicia estadounidense, Veytia ayudó e instigó a los narcotraficantes que traían sus productos a Estados Unidos a cambio de sobornos.

También se alega que utilizó su posición para obstruir las investigaciones y procesamientos de narcotraficantes en México, incluida la liberación ilegal de los acusados y el bloqueo de la detención de otros traficantes.

Ahora, EU acusa a Cienfuegos de haber tenido lazos con H-2, Juan Francisco Patrón Sánchez, líder del cártel de los Beltrán Leyva.

     

       

“Gracias a la asistencia corrupta del acusado, el cártel del H-2 llevó a cabo su actividad criminal sin interferencia significativa del ejército mexicano e importó miles de kilos de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariGuana a los EU”, señaló la Fiscalía en su acusación.

LA SEGURIDAD DE MÉXICO, EN ENTREDICHO

El escrito de la Fiscalía, firmado por el titular del Distrito este de Nueva York, Richard Donoghue, acusa a Cienfuegos de estar implicado en la producción, tráfico y distribución de mil kilogramos de mariguana, 500 gramos o más de metanfetamina, 5 kilos o más de cocaína y 1 kilo de heroína entre diciembre de 2015 y febrero de 2017.

Antes de conocer los cargos, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el poder con la promesa de limpiar la corrupción de los gobiernos anteriores, aseguró que el arresto "es una muestra inequívoca de la descomposición del régimen".

En conferencia de prensa este viernes, calificó de "lamentable" la noticia y la comparó con el arresto el año pasado, también en Estados Unidos, de Genaro García Luna, secretario de Seguridad durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), por recibir supuestos sobornos del narcotráfico.

El arresto de García Luna, el jefe de la policía que habría protegido al Cártel de Sinaloa a cambio de sobornos, y ahora el de Cienfuegos, máximo responsable del Ejército, pone en cuestión la estrategia de seguridad llevada a cabo en México durante más de una década.

Cienfuegos protegió al cártel H-2 a cambio de sobornos, según Fiscalía de EU

El secretario de Defensa mexicano durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), Salvador Cienfuegos, arrestado el jueves en Los Ángeles, supuestamente protegió y ayudó al cártel mexicano H-2 a cambio de sobornos, según recoge un escrito de la Fiscalía Federal del distrito este de Nueva York, en el que solicita al juez prisión incondicional para el acusado.

Según la Fiscalía estadounidense, Cienfuegos garantizó de que no se lanzaran operaciones militares contra este grupo criminal, pero sí ordenó a las Fuerzas Armadas mexicanas que atacaran organizaciones narcotraficantes rivales.

El Fiscal general en funciones del distrito este de la ciudad, Seth Ducharme, sostiene que gracias a las pruebas recogidas, entre las que cita la intercepción de miles de mensajes de teléfonos móviles "Blackberry", Cienfuegos también puso en contacto a los dirigentes de este cártel con otros" funcionarios corruptos" del Gobierno "deseosos de ayudar a cambio de sobornos".

Su supuesta colaboración con este narcogrupo, con sede en los estados mexicanos de Nayarit y Sinaloa, también incluyó favorecer su expansión a la ciudad de Mazatlán y el resto del estado de Sinaola o mantener informados a los líderes del cártel sobre las investigaciones abiertas por las autoridades estadounidenses contra miembros del grupo, así como sobre los nombres de sus testigos cooperantes y sus informantes.

En concreto, mencionan el asesinato por error de un miembro de la banda, que no identifican, por creer que mantenía contactos con las autoridades de EU.

     

       

"A cambio de sobornos, (Cienfuegos) permitió que el cártel H-2, un cartel que habitualmente se dedicaba a la violencia a gran escala, incluida la tortura y el asesinato, operara con impunidad en México", sostiene el escrito de la Fiscalía.

Además, otros funcionarios del Gobierno también presentaron ayuda al narcogrupo "asegurándose de que las fuerzas del orden mexicanas arrestaban y torturaban a traficantes de droga rivales, liberaban de prisión a miembros del cártel H-2 y les permitían que llevaran a cabo todo tipo de tráfico de drogas, de armas, así como que actuaran con violencia -incluidos decenas de asesinatos- sin interferencia de las fuerzas del orden".

En el escrito se asegura al juez que en caso de libertad condicional existe el peligro de fuga y se defiende que los delitos por los que se le acusa suponen un riesgo para la seguridad pública, por lo que se insiste en la necesidad de que sea encarcelado hasta el arranque del juicio.

El exsecretario de Defensa, que fue detenido ayer en el aeropuerto de Los Ángeles mientras viajaba con su familia, será trasladado a Nueva York en las próximas semanas, según la Fiscalía que no ofreció una fecha exacta.

Este escrito se conoce poco después de que la Fiscalía Federal del distrito este de Nueva York acusara oficialmente a Salvador Cienfuegos de tres cargos relacionados con la producción, tráfico y distribución de estupefacientes y de un cuarto vinculado con el blanqueo de capital.

En concreto, el escrito de la Fiscalía, firmado por Richard Donoghue, acusa a Cienfuegos de estar implicado en la producción, tráfico y distribución de mil kilogramos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetamina, 5 kilogramos o más de cocaína y 1 kilogramos de heroína entre diciembre de 2015 y febrero de 2017.

Fuente: www.elimparcial.com

Sin embargo, en el texto dirigido al juez para solicitar que no se le conceda la libertad condicional, los fiscales sostienen que "el acusado abusó de su cargo público para ayudar al cártel H-2, una organización mexicana de tráfico de drogas extremádamente violenta, a traficar miles de kilogramos de heroína, cocaína, metanfetamina y marihuana en Estados Unidos, incluida la ciudad de Nueva York".