Estado
Pide Biden regreso de veteranos deportados

Veterano juarense fue deportado de EU almuerza con Biden

Panchito, como es conocido por sus amigos, fundó la Casa de Veteranos Deportados de Ciudad Juárez, conocida como 'Juárez Bunker'

Cortesía

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

lunes, 12 febrero 2024 | 16:23

Después de permanecer 20 años fuera de Estados Unidos, José Francisco López Moreno no solo cumplirá este mes un año en El Paso con un permiso humanitario, también fue invitado a almorzar en la Casa Blanca con el presidente Joe Bien, a quien le pidió que deje volver a todos los veteranos deportados que aún se encuentran en Ciudad Juárez.

Panchito, como es conocido por sus amigos, fundó la Casa de Veteranos Deportados de Ciudad Juárez, conocida como “Juárez Bunker”, en abril de 2017, por lo que aprovechó el encuentro con el presidente Biden para pedirle personalmente que les permita regresar a quienes sirvieron al Ejército de Estados Unidos y después, por alguna falta que cometieron, fueron devueltos a México.

“Cuando me dijeron que me había invitado el presidente a un almuerzo yo iba bien nervioso, nervioso, me daban ganas como de vomitar, yo siendo un veterano deportado, un delincuente –para Estados Unidos–, iba a estar ahí en la Casa Blanca… nunca me imaginé y me sorprendieron cuando me dijeron que me habían invitado para estar en frente del hombre más poderosos del mundo”, narró el mexicano de 79 años de edad.

Panchito, fue reclutado a los 21 años de edad en el ejército de Estados Unidos y en 1968 fue enviado a la guerra de Vietnam, país donde permaneció durante un año, pero en 2003 fue deportado a México y aunque nació en Torreón, al llegar decidió quedarse a vivir en Ciudad Juárez, donde se dedicó a apoyar a otros veteranos deportados.

Agradecido con México

Después de dos décadas de espera, en febrero del año pasado fue recibido por los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) en el puente internacional De las Américas, con un año de libertad condicional, el cual podrá renovarse cada año, aunque él espera lograr la ciudadanía o la residencia estadounidense para poder volver a cruzar a la ciudad que lo adoptó y en la que conoció a su ahora esposa.

“Necesitamos a todos los veteranos deportados en casa, todavía faltan más. –Durante el gobierno de Biden– han regresado más de 100, pero estamos seguros que hay más y estamos pidiendo que a todos se les respete su derecho de regresar a casa; en Juárez hay cuatro, dos ya están esperando para cruzar”, destacó.

Dijo que su visita a almorzar con el presidente y su esposa Jill Biden ocurrió a finales de 2023, en el Día de los Veteranos, y fue invitado por ser el director de la Casa de Veteranos Deportados de Ciudad Juárez y haber apoyado a otros veteranos sacados del país.

“Yo no sé cómo se dieron cuenta pero me invitaron, y a Héctor Barajas, fundador de la Casa de Veteranos Deportados en Tijuana. Éramos 20 personas a las que invitó el presidente a almorzar con él y su esposa en una sala muy elegante, todo el día nos la pasamos con él, fuimos a la ceremonia a honrar a los veteranos caídos y dio un discurso, pude platicar con él y le dije que necesitamos a todos los veteranos deportados en casa (…) Yo decía, ¿por qué a mí?, ¿por qué yo? Y fue un gran honor estar ahí, ser invitado por el presidente de los Estados Unidos”, narró Panchito.

Aunque permanece con un “parole” o permiso humanitario, ya está recibiendo todos los beneficios militares, como atención médica y seguridad social, lo cual quiere también para quienes permanecen aún de lado mexicano.

“También quiero dar las gracias a México que nos dejó entrar, porque si hubiera sido otro país no hubiera querido ‘esos criminales’, y México nos recibió, nunca tuvimos problemas con la ley”, destacó quien desde El Paso dirige el “Bunker Juárez”.