Estado

Iban a tirar cadáver y son detenidos por viajar a exceso de velocidad

El arresto fue la madrugada de hoy en Juárez

Cortesía
Cortesía
Cortesía
Cortesía

Staff/ El Diario de Juárez

viernes, 31 julio 2020 | 10:37

Ciudad Juárez— Tres presuntos sicarios fueron detenidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal después de una persecución y encontrar en el auto que tripulaban un cadáver.

Los presuntos homicidas, que manifestaron pertenecer a la pandilla delictiva 'Mexicles', fueron identificados como Erick David R. P. de 37 años de edad, Carlos Jesús B. D. de 20 años, y Raúl M. D. de 25 años y fueron consignados ante las autoridades por su presunta responsabilidad en la comisión de delitos contra la ley federal de armas de fuego y explosivos, inhumación exhumación de cadáveres y/o lo que resulte.

Información proporcionada por autoridades indican que en una primera instancia se manejó que el automóvil fue abandonado y encontrado por agentes municipales en calles del fraccionamiento Sierra Vista y que al revisar el vehículo encontraron el cadáver un hombre.

Pero la Secretaría de Seguridad Pública Municipal aclaró a través de un comunicado que se trató de una intervención contra tres hombres que viajaban en el auto Fiat línea Uno de color rojo modelo 2018 con placas de Chihuahua EKV7795, que se desplazaban por la avenida Sierra Vista e intentaron escapar a toda velocidad al ver a las patrullas.

De manera inmediata los oficiales les marcaron el alto a sus tripulantes dándoles alcance en el cruce de las calles Paseo de Terranova y Las Haciendas Oriente, del fraccionamiento en mención, en donde los agentes preventivos percibieron que en la parte trasera del automotor se expedía un olor fétido, percatándose del cuerpo sin vida de un masculino envuelto en una cobija, el cual presentaba varias lesiones producidas con un arma blanca.

Al continuar con la inspección localizaron en el interior del vehículo un arma de fuego calibre 9 milímetros con un cargador abastecido con ocho cartuchos útiles y otro más calibre 25 milímetros con un cargador abastecido con cuatro cartuchos útiles.

Durante la entrevista policial los detenidos manifestaron que el occiso había violentado sexualmente a la hija de un amigo, motivo por el cual le habían privado de la vida.