Estado
Aniversario luctuoso de Luis Carlos

Diez años de impunidad

El asesinato de nuestro compañero Luis Carlos Santiago Orozco no ha tenido respuesta de la FGE sobre los presuntos responsables

Archivo / Luis Carlos Santiago Orozco

Sandra Rodríguez Nieto/ El Diario de Juárez

miércoles, 16 septiembre 2020 | 10:18

Ciudad Juárez— El asesinato del fotorreportero Luis Carlos Santiago Orozco, de 21 años y becario de El Diario, llega hoy a su décimo aniversario impune, sin que la Fiscalía General del Estado haya podido determinar al o los presuntos responsables. 

El crimen se registró a las 14:40 horas del 16 de septiembre de 2010, en el estacionamiento del centro comercial Río Grande Mall, donde la víctima conducía un vehículo Platina color gris hasta que otro automóvil se le emparejó y abrió fuego con un arma calibre 9 milímetros, de uso permitido en México exclusivamente para el Ejército y fuerzas armadas.

El también fotorreportero Carlos Sánchez, entonces igualmente becario, hoy empleado de este medio y quien viajaba con Santiago en el asiento de copiloto, resultó herido con dos balazos –uno en el hombro izquierdo y otro cerca del abdomen- más un roce de bala en la cabeza.

“Luis Carlos pisó el acelerador, yo creo ya muerto; fue por eso que se fue el carro de reversa y chocó. Fue cuando yo salí por la ventana”, comentó hoy Sánchez. 

“Ya son 10 años y no sé por qué pasó todo esto, por qué nos atacaron; nada más sé que estaba en el lugar equivocado, y doy gracias a Dios de que pude salir con vida; desafortunadamente, él no lo logró”, agregó el sobreviviente. 

Desde el primer año del crimen, este medio reportó que la FGE había dejado sin avances la carpeta de investigación 23277/10, omitiendo incluso la revisión de las imágenes grabadas en la memoria de la Nikon que usó Santiago. 

Datos oficiales indican que, ese 2010, como la del ataque contra los fotorreporteros, la Fiscalía General del Estado inició en la Zona Norte del estado tres mil 299 carpetas de investigación por asesinato y que, todavía hasta 2018, un 95 por ciento continuaban impunes.