Estado

Absuelve Tribunal a Sergio Bermúdez

Magistrados dictaminan que no cometió ningún delito que haya dañado a empresas familiares, como acusaban sus hermanas

El Diario de Juárez

El Diario de Juárez

lunes, 19 octubre 2020 | 15:52

Ciudad Juárez— Magistrados del Segundo Tribunal Colegiado del Décimo Séptimo Circuito dictaminaron la resolución de sentencia absolutoria a favor del empresario juarense Sergio Ricardo Bermúdez Espinosa, acusado por sus hermanas de haber cometido fraude en las empresas familiares.

De acuerdo con archivos periodísticos, los magistrados federales Ricardo Martínez Carbajal, José Elías Gallegos Benites y José Chávez Dávalos emitieron en julio de 2020 la sentencia en la que decretaron el sobreseimiento “con efectos de sentencia absolutoria en favor de Sergio Ricardo Bermúdez Espinosa, ya individualizado por el delito de administración fraudulenta en contra de la moral, Desarrollos Salo S.A. de C.V.”

Más tarde, el 22 de septiembre pasado, se dictaminó la resolución de sentencia absolutoria, señalando que no cometió ningún delito que haya dañado a dicha compañía y el conglomerado de empresas filiales, además de que se dictó que nunca se debió haber dado trámite a las denuncias presentadas por las hermanas Bermúdez Espinoza.

El caso se remonta al 2 de mayo de 2012 cuando las hermanas Dora Olivia Bermúdez de Ochoa, Lucía Isabel y Ana Margarita Bermúdez Espinoza, dueñas del 60.42 por ciento de las acciones de una empresa propietaria de decenas de bienes, llevaron a cabo una asamblea para remover a Sergio de la presidencia de esa compañía, Desarrollos Salo S.A. de C.V.

Las socias consideraron que él había faltado a su deber de velar por los intereses de esa empresa y que estaba desviando dinero para beneficio personal a través de la administración de naves industriales, oficinas y terrenos en Ciudad Juárez. Los archivos periodísticos indican que en un inicio el reclamo era por cerca de 20 millones de pesos, aunque el monto quedó reducido a 8 millones durante el transcurso del proceso.

La denuncia aseguraba que, en su carácter de gerente general del Consejo de Administración de Desarrollos Salo, Sergio Ricardo realizó operaciones perjudiciales que afectaron el patrimonio de esa empresa hasta por 8 millones 426 mil 539 pesos y durante el período comprendido del primero de enero de 2009 al 30 de junio de 2012.

Presuntamente Sergio Ricardo Bermúdez –hijo del exalcalde e impulsor de la industria maquiladora de Ciudad Juárez, Don Jaime Bermúdez Cuarón– desvió un millón 482 mil 654 pesos a sus cuentas personales; otros 475 mil 596 a una compañía de su propiedad Industrias Zeber S.A. de C.V.; también 3 millones 090 mil 222 pesos a Real Consulting International Inc. 

Además de que se le señaló por supuestamente haber dispuesto de 2 millones 937 mil 338 pesos a través de una persona física, Jesús Roberto Aveytia Martínez y de 440 mil 727 pesos por medio de Silvino Rodríguez Urquidi, en el escrito de acusación presentado por el Ministerio Público.

Hacia mediados de julio del año pasado, un tribunal de segunda instancia confirmó la sentencia absolutoria dictada a favor del empresario Sergio Ricardo Bermúdez Espinosa por el delito de administración fraudulenta.

En mayo de 2018 un Tribunal de Enjuiciamiento emitió el fallo absolutorio a Sergio Ricardo Bermúdez y después la contraparte interpuso un recurso de casación y el 17 de julio de 2019 un tribunal de casación, conformado por los magistrados Dora Imelda Rodríguez Díaz, Irán Yasel Iradiel Villanueva Pérez y Alejandro Legarda Carreón, confirmaron la absolución. 

Sin pruebas del delito

Pero en la resolución de primera instancia las juezas Emma Terán Murillo, Rosa Amelia Bailón Payán y Evangelina Zúñiga Ortiz y confirmado por el tribunal de casación, se concluyó que el MP y los abogados de las hermanas Ana Margarita, Dora Olivia y Lucía Bermúdez no probaron que Sergio Ricardo hubiera cometido un delito, no acreditaron que tuviera el ánimo de lucro en perjuicio de la empresa familiar Desarrollos Salo S.A. de C.V. –de la que él también es socio– y dijeron que no causó daño patrimonial. 

Además determinaron que el MP no aportó un solo dato fidedigno que permitiera tener por cierto que Sergio tuviera la intención dolosa de beneficiarse en lo personal ni a terceros.