Espectáculos

Jack Nicholson, la sonrisa feroz

Empezó en el cine como un mensajero. Guionista y actor de películas que no pasaban a la historia, empezó a tocar la cumbre con obras como Easy Rider, después Chinatown con Polanski, El Resplandor, de Kubrick, o Atrapado sin salida

Agencias

martes, 13 octubre 2020 | 20:00

Criado por un alcohólico limpiacristales que más bien limpiaba botellas, John May, y una madre menor de edad, que él creía su hermana, además la que pensaba que era su madre era su abuela. Así se inicia el primer capítulo de este icono del cine. Tiene todos los ingredientes de una leyenda.

En Jack Nicholson. Biografía (T&B Editores), Dennis McDougal lo presenta como un luchador nato: “Nació bastardo, llegó sin pedigrí a Hollywood. Jack ganó, negoció, robó, rescató, sedujo, maximizó, arañó y afanó todo lo que tuvo en su vida, y luego luchó a brazo partido para conservarlo”.

Empezó en el cine como un mensajero. Guionista y actor de películas que no pasaban a la historia, empezó a tocar la cumbre con obras como Easy Rider, después Chinatown con Polanski, El Resplandor, de Kubrick, o Atrapado sin salida, que le valió un Óscar por su portentosa actuación. Ganó el preciado galardón también con La fuerza del cariño y ¡Mejor Imposible! Ha sido doce veces candidato al ÓOscar, el actor con más nominaciones de la historia! Su talento para la interpretación, su carisma dentro y fuera de la pantalla y su valentía le convierten en un ícono que se consagra con obras como Batman e Infiltrados, con Scorsese.

Su relación con las drogas duras y blandas fue un problema. Llegó a ofrecer cocaína a la princesa Margarita, hermana de la Reina Isabel. Tuvo de suegro al director John Huston, con quien hizo El Honor de los Prizzi, y fue pareja de Anjelica Huston. Ambos se conocieron en una fiesta en 1973. Esa misma noche hicieron el amor y al día siguiente ella aprendería una frase recurrente en su vida, esa que el actor le decía cuando cancelaba una cita porque tenía “compromisos previos”, frase con la que se refería a otras amantes, como Michelle Phillips o Joni Mitchell. La actriz Ursula Andress o la modelo Bianca Jagger también formaron parte de sus romances. “Tan generoso como desconsiderado”. Así le definió Huston.

Ahora hace diez años que no actúa. Como dijo el crítico Ángel Fernández Santos, “Se nota que Jack Nicholson no juega si no es el rey de la función,”. Para los amantes del cine como Carlos Boyero “es un ícono que ha representado el inconformismo, tiene una veta rebelde, un aura de magnético perdedor, un lado canalla, un aire peligroso y tierno al mismo tiempo”. Cuando hablamos de cine, hablamos de Nicholson. No tiene necesidad de volver, quizá porque para los que aman el cine nunca se ha ido. 

“Un hombre forja su destino, nadie te da nada, tienes que tomarlo”, ha declarado.

Fuente: www.excelsior.com.mx