El Paso

Renuncia secretario de Seguridad Nacional

Deja Chad Wolf cargo a nueve días de cambio de poderes en protesta por violencia en Capitolio

Associated Press

The Washington Post

martes, 12 enero 2021 | 06:00

Washington— El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, renunció abruptamente el lunes, nueve días antes de la toma de posesión presidencial, cuyos nerviosos preparativos de seguridad se desarrollan en medio de temores de empeoramiento de la violencia política después del ataque de la semana pasada contra el Capitolio de los Estados Unidos.

Wolf, quien estuvo en el extranjero en el Medio Oriente la semana pasada durante el asedio, atribuyó su decisión a “eventos recientes” y fallos judiciales que han cuestionado la legalidad de su nombramiento por parte de Trump para dirigir el departamento.

En una declaración dirigida al personal del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Wolf dijo que estaba “entristecido por dar este paso”, ya que había anunciado planes para permanecer en el trabajo hasta el final del mandato presidencial.

“Desafortunadamente, esta acción está justificada por los eventos recientes, incluidos los fallos judiciales en curso y sin mérito con respecto a la validez de mi autoridad como secretario interino”, dijo Wolf. 

“Estos eventos y preocupaciones sirven cada vez más para desviar la atención y los recursos de la importante labor del Departamento en este momento crítico de una transición de poder”, agregó el texto.

Peter Gaynor, titular de la administración de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, asumirá el cargo de secretario interino del DHS, dijo Wolf.

Gaynor será el sexto jefe de la agencia bajo Trump, duplicando el número más alto para servir bajo cualquier administración anterior. Establecido después de los ataques del 11 de septiembre, el departamento tenía la intención de tranquilizar al público nervioso al proyectar estabilidad y mando.

Objetivo, la frontera

El presidente Donald Trump dirigió el enfoque del departamento hacia la frontera con México y cambió su misión principal de contraterrorismo a control de inmigración.

Varios legisladores han pedido audiencias para cuestionar por qué Wolf y el DHS no anticiparon las amenazas planteadas por los seguidores de Trump a la certificación del Colegio Electoral del Congreso el miércoles. La Policía del Capitolio, responsable de la seguridad del edificio, no había solicitado el apoyo del DHS antes de las protestas.

La renuncia de Wolf se produce en un momento de gran ansiedad por parte de los oficiales federales que se preparan para los violentos intentos de interrumpir la toma de posesión del presidente electo Joe Biden. Los militantes pro-Trump han pedido que multitudes armadas se reúnan en las 50 capitales estatales, según un memorando del FBI que advierte sobre la amenaza.

En uno de sus movimientos finales como secretario interino el lunes, Wolf anunció que el Servicio Secreto se haría cargo de los preparativos de seguridad para la inauguración desde el miércoles, seis días antes de lo previsto.

El Servicio Secreto de Estados Unidos, una dependencia del DHS, suele desempeñar el papel principal de seguridad en las inauguraciones presidenciales. Este año se movilizarán hasta 15 mil efectivos de la Guardia Nacional para apoyar el esfuerzo y proteger el evento, y autobuses llenos de soldados uniformados llegaron al Capitolio el lunes en una extraordinaria demostración de fuerza.

El representante Bennie Thompson, demócrata de Mississippi y presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, calificó la decisión de Wolf de renunciar el lunes como “cuestionable”.

“Ha optado por dimitir durante un momento de crisis nacional y cuando los terroristas nacionales pueden estar planeando ataques adicionales contra nuestro gobierno”, dijo Thompson en un comunicado. “A diferencia de otros, aparentemente no abandona la administración Trump por principios”.

“La administración Trump usó con demasiada frecuencia al Departamento como un arma política, dejó vacantes innumerables posiciones de liderazgo y dejó que la moral sufriera”, agregó Thompson. “Nuestra seguridad nacional ha disminuido como resultado”.

Bajo la mira

Trump instaló a Wolf como secretario interino hace más de un año, luego de la renuncia de Kevin McAleenan, quien también se desempeñó como interino. Trump, quien dijo en repetidas ocasiones que prefiere dejar a los miembros del gabinete en funciones de “actuación” porque le facilita su remoción, nominó a Wolf en agosto, pero su confirmación no llegó a ninguna parte, a pesar del control republicano del Senado.

Pero la nominación se produjo después de un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno que encontró que el nombramiento de Wolf había violado la Ley Federal de Reforma de Vacantes porque Wolf no había sido designado correctamente en el orden de sucesión del DHS después de la destitución de Trump de la entonces secretaria Kirstjen Nielsen, en abril de 2019.

Los opositores a las restricciones de inmigración de la administración Trump han desafiado con éxito varios cambios de política del DHS en los últimos meses con el argumento de que Wolf carecía de la autoridad legal para implementar las políticas. En el revés más reciente de Trump, un juez federal de California bloqueó una serie de nuevas medidas que restringían las protecciones de asilo, citando fallos anteriores de que Wolf no estaba legalmente designado para dirigir el departamento.

Las calificaciones de Wolf para liderar el DHS a menudo fueron cuestionadas por sus críticos. Fue cabildero de la industria de viajes antes de unirse a la administración de Trump y trabajar como jefe de personal de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA). 

Trumpista confiable

Cuando Trump nombró secretaria de DHS a Nielsen, Wolf se desempeñó como su jefe de personal y se convirtió en uno de sus ayudantes más confiables.

Aunque tenía reputación de republicano moderado antes de unirse a la administración, Wolf se convirtió en uno de los miembros del gabinete más leales de Trump durante la contundente respuesta del Gobierno a las protestas por la justicia racial el verano pasado. En Portland, Oregon, donde las multitudes atacaron un tribunal federal en protestas nocturnas que repetidamente se volvieron violentas, Wolf desplegó oficiales tácticos de la Patrulla Fronteriza y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para realizar arrestos, tácticas que fueron ampliamente criticadas como de mano dura. 

Wolf se mantuvo desafiante, incluso cuando los ex secretarios del DHS advirtieron que estaba convirtiendo al departamento en una herramienta partidista de la Casa Blanca.

Wolf no respondió a las preguntas el lunes. Pero dijo al personal del DHS en su declaración que el departamento “se ha posicionado para una transición ordenada y sin problemas al equipo del DHS del presidente electo Biden”.

“Dales la bienvenida, edúcalos y aprende de ellos”, agregó. “Ellos serán sus líderes durante los próximos cuatro años, un tiempo que sin duda estará lleno de desafíos y oportunidades para mostrarle al público estadounidense el valor del DHS y por qué vale la pena la inversión”.

Biden nombró a Alejandro Mayorkas, quien se desempeñó como segundo al mando del DHS durante el segundo mandato del presidente Barack Obama, como su elección para el puesto de secretario. Mayorkas, nacido en Cuba, sería el primer inmigrante, y el primer hispano, en liderar el DHS, que tiene 240 mil trabajadores y un presupuesto anual de 50 mil millones de dólares. (Nick Miroff/The Washington Post