El Paso

Demandan a Texas clínicas abortistas

También una de EP

Victoria Rossi/El Paso Matters

sábado, 17 julio 2021 | 06:00

El Paso Planned Parenthood –a través de su organización coordinadora Planned Parenthood of Greater Texas– se ha unido a docenas de defensores y proveedores del derecho al aborto en una demanda federal que busca bloquear la entrada en vigor de la nueva y estricta ley de aborto del estado.

La medida, el Proyecto de Ley del Senado 8 (SB 8), se convirtió en ley en mayo y entrará en vigor en septiembre si no se bloquea en la Corte. También llamada Ley de Latidos del Corazón de Texas, la ley prohíbe los abortos tan pronto como se pueda detectar actividad cardiaca en un embrión, a las seis semanas de embarazo y antes de que muchos sepan que están esperando. Aunque la ley permite abortos después de este período en emergencias médicas, no incluye excepciones para embarazos que resulten de violación o incesto.

La demanda fue presentada en el Tribunal de Distrito Federal para el Distrito Oeste de Texas.

El texto de la querella alega, según los documentos judiciales, que la SB 8 viola las Enmiendas Primera y 14 de la Constitución de EU porque restringiría la libertad de expresión, el debido proceso y las disposiciones de protección equitativa, entre otros.

Hasta marzo de 2020, médicos de otros estados viajaban a El Paso dos veces al mes para realizar abortos en la clínica Planned Parenthood. El riesgo de infección por Covid-19 obligó a sus proveedores a dejar de tomar esos vuelos, lo que llevó a El Paso Planned Parenthood a dejar de ofrecer abortos. (El Paso actualmente no tiene servicios de aborto).

La clínica continúa brindando otros servicios de salud y está reclutando activamente nuevos médicos para resumir los servicios de aborto, lo que durante mucho tiempo ha sido una perspectiva especialmente desafiante para las clínicas en Texas debido a las restricciones actuales del estado sobre el aborto.

“Es muy difícil obligar a un proveedor a que cambie y cambie su vida, y venga a un estado como Texas y trabaje bajo restricciones tan rigurosas y extremas”, dijo Xóchitl Rodríguez, oficial de filantropía de Planned Parenthood of Greater Texas en El Paso.

El senador estatal Bryan Hughes, republicano por Mineola, presentó la legislación y le dijo al Washington Post que la medida se trata de “proteger a los bebés no nacidos y detener los abortos ilegales”. Agregó que “agradece la oportunidad” de que el tema sea debatido en los tribunales.

Aproximadamente una docena de estados han implementado prohibiciones similares de seis semanas. Pero la ley de Texas es única porque faculta a las personas, en lugar de a las autoridades legales, a hacer cumplir la prohibición a través de demandas civiles, donde los que presentan demandas pueden recibir un mínimo de 10 mil dólares si ganan su caso.

Texas Right to Life, una organización que se opone a los abortos, ya se está preparando para la Corte. ‘Después de que entre en vigencia la Ley de Latidos del Corazón de Texas, ¡vamos a demandar a los abortistas nosotros mismos!”, el grupo escribió con caracteres en negritas en su sitio web el miércoles.

 Cualquiera iría a la cárcel

Los pacientes mismos no pueden ser demandados por interrumpir sus embarazos después de la ventana de seis semanas. Sin embargo, bajo la nueva ley, cualquiera que los “ayude o incite” podría serlo.

“Como resultado, alguien que acompañe a su hermana a una clínica de abortos y pague por el aborto, o un consejero de agresión sexual que llame a una clínica de abortos en nombre de una paciente, podría encontrarse en un tribunal en todo el estado”, dice la demanda. 

El proyecto de ley también apunta a fondos que ayudarían a las personas a pagar algunos o todos sus abortos, incluidos los viajes, el alojamiento y el procedimiento en sí, que en Texas generalmente no está cubierto por el seguro y puede llegar a los mil dólares dependiendo de la etapa del embarazo. 

La SB 8 menciona específicamente que “pagar o reembolsar los costos de un aborto a través de un seguro o de otro modo”, o incluso tener la intención de hacerlo, sería visto como una acción que podría estar sujeta a una demanda.

 Planes de contingencia

Alexis, quien administra la línea de ayuda para abortos del West Fund con sede en El Paso, un grupo de defensa que brinda apoyo logístico y financiero para abortos, dijo que su pequeño personal aún está desarrollando planes de contingencia en caso de que la nueva ley entre en vigencia. Muchos están confundidos e inseguros. Saben que su trabajo los expondrá a demandas civiles, pero tienen preguntas sobre quién en el West Fund sería legalmente responsable.

"Todavía estamos tratando de averiguar si seré yo quien esté en la línea, o los voluntarios, o West Fund en su conjunto. ¿Quién se va a 'meter en problemas'?”. Alexis, quien usa pronombres ella / ellos y pidió que su apellido no se publicara debido a preocupaciones de seguridad, estaba más preocupada por los cuatro voluntarios que supervisa, que son “muy jóvenes... apenas se han graduado de la escuela media, simplemente están pensando en su vida”.

El personal de la clínica en El Paso Planned Parenthood, mientras tanto, está desarrollando formas de acelerar sus operaciones en caso de que la SB 8 entre en vigencia en septiembre, para que cada vez que un nuevo proveedor de servicios de aborto se una a la clínica, pueda trabajar en la ventana de las seis semanas de la SB 8.

Sobre todo, se sienten alentados por la cantidad de organizaciones, médicos y clérigos involucrados en la demanda, dijo Rodríguez.

“Miras hacia atrás en la historia de lo que Texas ha hecho para dañar los derechos reproductivos y el acceso a la atención médica, y ellos crearon la situación que permitió a todas estas organizaciones aprender a trabajar juntas, a unirse de esta manera”.