El Paso

Dedican exposición a víctimas de la masacre de Walmart

A casi un año del ataque, inaugurarán este fin de semana en El Paso la muestra ‘Resiliencia: Recordando el 3 de agosto’,

Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso
Armando Vela/El Diario de El Paso

Sabrina Zuniga
El Diario de El Paso

viernes, 31 julio 2020 | 13:23

El Paso— El Departamento de Museos y Asuntos Culturales y el Museo de Historia de El Paso inaugurará este fin de semana -para la conmemoración del aniversario del tiroteo- la exposición ‘Resiliencia: Recordando el 3 de agosto’, dedicada a las víctimas de la masacre de Walmart.

El recorrido cuenta con cientos de artículos recolectados del memorial improvisado que fue elaborándose día tras día luego del denominado sábado negro del verano del 2019.

Desde cruces, flores, veladoras, hasta fotografías y un chaleco de empleado de Walmart firmado por docenas de personas se encuentra como parte de la exhibición.

De acuerdo con autoridades, el museo está organizando visitas privadas para las familias de las víctimas. Debido a la pandemia de Covid-19, el Museo de Historia permanece cerrado y la exposición está disponible al público únicamente a través de medios virtuales.

“El Museo de Historia de El Paso ofrece esta exposición para honrar la memoria de las víctimas y la consiguiente expresión de unidad que siguió. La exhibición tiene como objetivo resaltar la fuerza, la resistencia y el compromiso de El Paso entre sí. La resiliencia es el sello distintivo de esta comunidad; significa que sobrevivimos a pesar de la adversidad”, informó la dependencia cultural.

Este lunes, se cumple el primer aniversario del tiroteo que dejó 23 personas sin vida y docenas de heridos.

Luego del ataque, la comunidad inició una especie de altar y tributo a las víctimas en la parte posterior de la tienda, en donde las personas se unieron a rezarle, a cantarle y a honrar la vida de sus muertos.

Cientos de ofrendas yacían en la calle, cruces, mensajes, luces. Todos estos artículos eran cuidados y resguardados por la comunidad entera, personas que no dudaron en pasar por el memorial para rendir respeto a aquellos que murieron aquel día a manos de un tirador foráneo.

Mientras El Paso lloraba a sus muertos a las afueras de la tienda Walmart, adentro autoridades recuperaban evidencias, tratando de esclarecer la escena del crimen.